Historia 10

Una búsqueda que continúa…

En el programa de rescate cultural esta vez canalizamos la búsqueda hacia la recuperación de comidas tradicionales en el sector de Cobquecura y Buchupureo. Apoyamos a dos grupos de mujeres que se organizaron, la Parroquia facilitó dos locales que fueron habilitados por la misma comunidad y en el mes de Enero de 1998 se inauguraron “El sol de la Plaza” y “el Rinconcito”, dos pequeños restaurantes que venden comidas y bebidas típicas del lugar. Fue una muy buena experiencia no sólo por el público que los visita sino porque, especialmente en Buchupureo, el local se ha constituído en un lugar de encuentro para los lugareños y sus instituciones.

Talleres de cocinería en la Población La Legua

Durante el año 1999 a instancias del Parroco de La Poblacion La Legua Mariano Puga, nos planteamos implementar talleres productivos solidarios en esta población castigada por la pobreza, el hacinamiento y la droga, apostamos a la fuerza y creatividadad de su comunidad organizada, especialmente a las mujeres.

Apoyamos y acompañamos la creacion de dos talleres de Cocina casera. Estos talleres han logrando progresivamente un nivel mayor de producción, mejorando integralmente su quehacer. Además han ido incorporando las estrategias de eficiencia administrativa, productiva y de comercialización, que su propia experiencia les ha señalado y que hemos reconocido y sistematizado en reuniones y talleres, incorporando a ese conocimiento práctico los elementos teóricos que les permiten proyectar su gestión económica.

El taller de Cocinería de Legua Vieja, que ellas han denominado “Cacerisimo” (término acuñado en las ferias y negocios populares que se refiere al cliente permanente y querido, al buen cliente), y el Taller de Cocinería Grupo de Mujeres Alihuen de Legua de Emergencia, han ido ganando nuevos clientes, entre los que se encuentran: trabajadores, ejecutivos, funcionarios y profesionales que laboran en empresas y servicios. Entre otras podemos nombrar: Policlinico Arturo Baeza G., Industria de muebles de cocina “Piamonte”, Industria textil “Daylan”, Transportes Espinosa, Mueblería de calle María Auxiliadora, Estación de servicio “Shell”, pequeños talleres de mueblería, mecánica y vidrierías, además de pequeños comercios como almacenes, carnicerías y ferias libres.

Además han mejorado la dieta alimenticia de los trabajadores y obreros de la pequeña y mediana industria, y los servicios del sector, que adquieren estas colaciones a cambio de un precio justo, bien preparada, nutritiva y balanceada.

El equipo del TAC ha confirmado durante este proceso de acompañamiento, su viabilidad social y económica y sus grandes proyecciones futuras.

Estos dos grupos de mujeres han dado un salto en relación a su desarrollo personal y colectivo, mejorando concretamente su autoestima, la valoración al interior de sus respectivas familias, así como de su comunidad de la población la Legua, la que ha valorado positivamente esta experiencia de los talleres de Cocinería.

Nosotros como equipo TAC seguimos acompañando este proceso, lo que corresponde a nuestra política institucional de continuar con nuestro aporte a las organizaciones que apoyamos. Ofreciendo nuestros servicios hasta que se cumplen los objetivos propuestos y que la realidad nos confirman como posibles, todo esto bajo el principio de respeto de la autonomía de las organizaciones.

El ahora denominado Taller de cocina Cacerisimo gracias a su impacto local en su comunidad y su difusión primero por la Revista Pastoral Popular, el programa Contacto y matinal del Canal 13 de TV. se ha convertido en un modelo de referencia para otros grupos y organizaciones, a nivel regional y nacional, ya que su experiencia aporta a la réplica de otras formas comunitarias de autogestión.

Por esto mismo han sido invitadas durante el mes de Agosto a compartir su experiencia al “Tercer Encuentro Nacional de Experiencias de Liberación”, organizado por el Centro Ecuménico Diego de Medellín de nuestro país.

 anterior  siguiente